martes, junio 28, 2016

Fuera el abuso, bienvenido Uber

Los avances tecnológicos que conlleva la época moderna han vuelto loco a mas de uno... Los últimos en llegar a ese estado de demencia han sido los taxistas o mal llamados amigos de la mancha amarilla. Que tal que alguna vez hubiésemos visto a los carteros, o las empresas de mensajería protestar contra el correo electrónico o que venga la protesta de canon y kodak porque las cámaras digitales las desplazaron.
Esta semana se presentan en la ciudad los taxistas y su consigna; Fuera Uber, eso sin dejar de lado su mal servicio por todos lados, si no quieren trabajar que no lo hagan, me da igual, el servicio de taxis en Barranquilla y en la mayoría de ciudades de Colombia es malo, por no decir que pésimo.
Lo que no entendemos los ciudadanos de bien es que algunos de estos sujetos se dediquen a cerrar las principales avenidas y calles de la ciudad de Barranquilla ante la vista gorda de las autoridades, y que hagan con los taxistas que si desean trabajar lo que les da la gana, desde tirar tachuelas, pasando por tirarle huevos hasta retenerlos en un semáforo para que no trabajen.

Insólito aun mas, que ante la mirada atónita de algunos pocos policías en plena calle 74 entre carreras 43 y 44 de la capital mundial de los arroyos y en hora pico de las 2 de la tarde, algunos muchachos que diariamente se dedican a polarizar carros se dediquen a echar un picadito con conos y un baloncito, en donde no hay porque hacerlo porque los taxistas esa calle no la tienen bloqueada. Ah, pero que hay que justificar, que los grandes propietarios de taxis, esos que manejan y monopolizan los vehículos amarillos que circulan por la ciudad se sientan tocados porque a la ciudad llega un servicio de calidad, un servicio que usted decide pagar o no.

Por la ciudad transitan taxis que abusan de las tarifas, en horas pico deciden no ir a un lugar determinado y también esta el chófer que utiliza los taxis para cometer sus fechorías, a bordo de los llamados zapaticos polarizados van acompañados de varios delincuentes a ver que pescan en las noches de la capital de vida y de los arroyos.
Ante la presión el gobierno responde bloqueando la plataforma de Uber, o por lo menos es lo que les promete a los taxistas que protestan y hacen de las suyas en las calles, sin embargo no bloquea ni hace nada en contra de aquellos taxistas que abusan del pasajero, esos que dicen para allá no voy o que al bajarse del carro dicen que la carrera vale mas de lo que realmente cuesta,  esos que se vuelan los semáforos y manejan de forma temeraria. A esos nada, y que pasa si mañana los usuarios se unen y protestan en contra del mal servicio, cerramos calles y hacemos desmanes de forma pacifica, entonces justificamos y decimos que todos tenemos derecho a la protesta.

Fuera el abuso debería ser la consigna de los alcaldes, mas en las ciudades de Barranquilla y Santa Marta, en esas en las que se le han declarado la guerra a Uber con todo, incluso en Santa Marta los taxistas solicitan el servicio de Uber y con el policía al lado hacen retenciones del que llega a prestar el servicio, porque claro el gobierno aun no lo ha regulado y le da miedo hacerlo, porque asi como el mototaxismo es un fenómeno nacional, Uber es un fenómeno mundial. En la costa, Bienvenido sea ese fenómeno que busca un mejor servicio para el usuario, ese que debe tener libertad de escoger su medio de transporte y que el gobierno regule el servicio.



No hay comentarios.:

Del miedo a la esperanza

Los colombianos siempre hemos salido a votar asustados, presionados por el miedo que nos inventan y generan desde la clase política que sie...

Buscar este blog

Translate