lunes, marzo 19, 2018

Yo quiero ser uribista

Viendo el fenómeno del caudillo en el que se ha convertido nuestro ex presidente Álvaro Uribe y la moda que suscita en el momento, cuando para esta época electoral el candidato que el presidente escoge se lleva las encuestas y mas que las encuestas se lleva el favoritismo, he decidido que quiero ser uribista para estar a tono con el país.
Quiero dejar de ser el ignorante que conoce todas las fechorías y la actividad criminal de los uribistas, quiero poder omitir, olvidar y dejar atrás ese pasado criminal que persigue a quienes rodean al expresidente.

Yo quiero ser un uribista pura sangre, de esos que cuando la justicia actúa y los coge, hablan de persecución política, o de esos a los que les tocó salir huyendo por fuera del país porque el Castro chavista de Santos pactó en la Habana la persecución de los crímenes que hacen en esta corriente política. Quiero tener como guía filosófica al gran José Obdulio, o porque no, a Fernando Londoño, prócer de la patria que desfalcó a invercolsa, quiero aprender a cargarle la maleta al jefe, así como lo hace el honorable senador reelecto Honorio Henríquez, ese personaje que supo que estando del lado del presidente Uribe podría hacer cosas grandes aparte de cuidar en hamacas las vallas con las que nos engañaban a los que ignoramos todas estas cosas, diciéndonos que Timochenko sería el próximo presidente de Colombia, demostrado esta, que las FARC no tienen, no han tenido ni tendrán la fuerza para hacerlo.

Quiero aprender del mejor, ver como un fenómeno del tamaño de Uribe sigue ejerciendo de presidente en cuerpo ajeno con el que él designe, algo parecido a lo que ocurrió en Rusia con Putin y Dmitri Medvédev, eso es un poco de historia de lo cual muchos Uribistas ignoramos, pero que aprendemos al estilo que el ex presidente nos imponga.  Quiero entender que para ser Uribista se debe creer ciegamente en lo que nos diga Uribe, por ejemplo que si no votabamos por los candidatos del Centro democrático seriamos como Venezuela, afortunadamente Colombia lo entendió mayoritariamente, y por eso escogió un congreso con 19 senadores de mi expresidente y 16 de German, en esos 16 muchos cuestionados, pero a los Colombianos nos gusta eso, el hampa.

El uribismo tiene al país donde quiere, el ex presidente es un tipo muy inteligente, sabe hacernos ignorar los crímenes que se cometieron en su gobierno,  nos hace omitir en nuestras conversaciones que durante sus 8 años de gobierno se dio el episodio más cruel de las FFMM, esos falsos positivos, y entendemos mejor nosotros los uribistas que esos muchachos seguramente no estaban recogiendo Café, y que algo hacían en el hueso de Soacha como dice Enriquito.

Ese expresidente nuestro que habla con esa voz melodiosa, romántica y tierna para que los ignorantes como yo olvidemos todo lo que hacen y podamos adherirnos al que este ungido, como es el caso de nuestro candidato Ivan Duque, personaje desconocido hasta que Uribe lo convirtió en candidato de su partido, en las próximas elecciones esperamos que Uribe escoja a un gato o a un espantapájaros y nos lo coloque para votar por él. Al fin y al cabo quien quita que ahora que me vuelva uribista pueda ser candidato a algo, así sea a Edil, y de esa forma ganarme la vida, porque ya estoy cansado de que me digan ignorante por conocer los crímenes del uribismo, mejor estoy del lado de la inteligencia superior, esa que nos lleva como zombis a olvidar hechos y a creer mentiras que nuestro máximo líder nos diga y a votar por el que Uribe diga.



2 comentarios:

MARIANO JAVIER RUA MEJIA dijo...

compadre le tengo una pregunta: ¿se volvio uribista o quiere ser un moderado social democrata (chavismo)?

LObiSpo dijo...

Ni lo uno, ni lo otro. Soy un demócrata... No gusto de los extremos, y creo q Colombia no esta condenada a elegir entre el Sida y el Cancer.

Del miedo a la esperanza

Los colombianos siempre hemos salido a votar asustados, presionados por el miedo que nos inventan y generan desde la clase política que sie...

Buscar este blog

Translate