jueves, marzo 12, 2015

La honestidad sobre el poder

La gente siempre ha preferido sentirse cobijado bajo el instinto paternal que puede ofrecer el poder a quienes se cobijan bajo el, o ese poder al que se aferran la mayoria de gobernantes en el mundo, sobre todo en America.
Hace un par de semanas comencé a ver una de las series que me tiene tramado y enganchado y creo que a muchos en el mundo, House Of cards, en ella se representa y se estereotipa al personaje que anhela el poder, que toma, hace y deshace con el fin de sentir poder antes que riqueza, vale mas estar por encima de los demás que los valores que se puedan tener.
Es un personaje interesante Frank, de esos mismos que vemos a diario en nuestra sociedad, la diferencia es que a Frank lo vemos por demanda, a los que nos gobiernan los elegimos para verlos por 4 años haciendo daño al pueblo, algunos que se creen salvadores y hasta forman ejercitos de seguidores que ante cualquier problema son un verdadero problema para el que los enfrente. Y de esos casos hay muchos.

No hay que ir muy lejos para ver un ejemplo de que el poder es mejor que ser honestos, o transparentes, pasa en Colombia con el senador Uribe, ejemplo claro de que todo vale con el fin de estar alla arriba, que los valores como la honestidad no tienen sentido delante de los poderosos y que siempre se deben rodear de buenos muchachos capaces de cometer cualquier clase de ilícitos al estilo doug stamper.

Muy emocionante y convincente la gran actuación de Kevin Spacey, nos coloca en un mundo real en medio de lo imaginario de la Tv. Pero sobre todo mas emocionante conocer las marañas que hay detrás de la obsesión por el poder de quienes quieren con la política ser los dueños del mundo, en donde siempre sufre el pueblo en general así como en la serie la gente quedo en medio de una ola de calor producída por los generadores de energía que se enfrentaban al vicepresidente o como pasa en Colombia que se carece de servicios de calidad por una lucha de egos entre quienes manejan los hilos de una ciudad. Frank definitivamente no es ejemplo a seguir en la honestidad, es ejemplo de esas personas que te abrazan con la mano derecha y tienen un cuchillo para ti en la mano izquierda, sobre todo de esas personas que no les vale las normas, actas, compromisos, vale el poder.

Detrás de todo lo anterior la conclusión no es otra que pasa lanzar el poder y valerse de el para gozarlo y sentirlo, creyéndose todo poderoso no habrá honestidad, los que así lo quieren serán siempre seres que se rodean de algunos lagartos que hacen su trabajo sucio y que encubren a quien todos señalan desde la sombra.
Por todo esto aun no obstento gran poder, porque ante todo en mi casa me enseñaron a ser honesto y que no todo vale cuando se tiene poder, cosa que algunos olvidan.

Perlas
* la ciudad que verdaderamente cambio hace años es Barranquilla, modelo a nivel nacional de buena gestión y de aprovechamiento de los recursos. Como dice el lema, es la capital del TLC.

* comparaban este madrid con el Barça del pep cuando en realidad no es ni la mitad del Barça del tata.


No hay comentarios.:

Es ahora!!!

Que los políticos colombianos no le sigan el juego a la consulta anticorrupción es un gran síntoma de que vamos por un buen camino, es el ...

Buscar este blog

Translate